Estrés en el lugar de trabajo

Estrés en el lugar de trabajo

Independientemente de lo que exija su trabajo, hay pasos que puede seguir para protegerse de los efectos dañinos del estrés, mejorar su satisfacción laboral y reforzar su bienestar dentro y fuera del lugar de trabajo.
Mujer en medio del argumento de trabajo

Si bien algo de estrés en el lugar de trabajo es normal, el estrés excesivo puede interferir con su productividad y rendimiento, afectar su salud física y emocional y afectar sus relaciones y la vida en el hogar. Incluso puede determinar el éxito o el fracaso en el trabajo. No puede controlar todo en su entorno de trabajo, pero eso no significa que sea impotente, incluso cuando está atrapado en una situación difícil. Cualesquiera que sean sus ambiciones o exigencias laborales, hay pasos que puede seguir para protegerse de los efectos dañinos del estrés, mejorar su satisfacción laboral y reforzar su bienestar dentro y fuera del lugar de trabajo.

¿Cuándo es demasiado el estrés laboral?

El estrés no siempre es malo. Un poco de estrés puede ayudarlo a mantenerse enfocado, enérgico y capaz de enfrentar nuevos desafíos en el lugar de trabajo. Es lo que lo mantiene alerta durante una presentación o alerta para evitar accidentes o errores costosos. Pero en el mundo agitado de hoy, el lugar de trabajo a menudo parece una montaña rusa emocional. Las largas horas, los plazos ajustados y las demandas cada vez mayores pueden hacerte sentir preocupado, agotado y abrumado. Y cuando el estrés excede su capacidad para sobrellevarlo, deja de ser útil y comienza a causar daño a su mente y cuerpo, así como a su satisfacción laboral.

Si el estrés en el trabajo está interfiriendo con su desempeño laboral, salud o vida personal, es hora de tomar medidas. No importa lo que haga para ganarse la vida o lo estresante que es su trabajo, hay muchas cosas que puede hacer para reducir sus niveles generales de estrés y recuperar una sensación de control en el trabajo.

Las causas comunes de estrés laboral incluyen:

  • Miedo a ser despedido
  • Más horas extras debido a recortes de personal
  • Presión para desempeñarse para cumplir con las expectativas crecientes pero sin aumento en la satisfacción laboral
  • Presión para trabajar a niveles óptimos, ¡todo el tiempo!
  • Falta de control sobre cómo haces tu trabajo
  • Señales de advertencia de estrés en el trabajo
  • Cuando te sientes abrumado en el trabajo, pierdes la confianza y puedes enojarte, irritarte o retirarte. Otros signos y síntomas de estrés

excesivo en el trabajo incluyen:

  • Sentirse ansioso, irritable o deprimido.
  • Apatía, pérdida de interés en el trabajo.
  • Problemas para dormir
  • Fatiga
    Dificultad para concentrarse
  • Tensión muscular o dolores de cabeza.
  • Problemas estomacales
  • Retiro social
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Usar alcohol o drogas para hacer frente

Consejo 1: vencer el estrés laboral al acercarse

A veces, el mejor reductor de estrés es simplemente compartir su estrés con alguien cercano a usted. El acto de hablar y obtener apoyo y simpatía, especialmente cara a cara, puede ser una forma muy efectiva de desahogarse y recuperar la sensación de calma. La otra persona no tiene que “arreglar” sus problemas; solo necesitan ser buenos oyentes.

Recurrir a compañeros de trabajo para obtener apoyo. Tener un sistema de apoyo sólido en el trabajo puede ayudarlo a protegerse de los efectos negativos del estrés laboral. Solo recuerde escucharlos y ofrecerles apoyo cuando lo necesiten también. Si no tienes un amigo cercano en el trabajo, puedes tomar medidas para ser más social con tus compañeros de trabajo. Cuando tome un descanso, por ejemplo, en lugar de dirigir su atención a su teléfono inteligente, intente involucrar a sus colegas.

Apóyate en tus amigos y familiares. Además de aumentar el contacto social en el trabajo, tener una red sólida de amigos y familiares que lo apoyen es extremadamente importante para controlar el estrés en todas las áreas de su vida. Por otro lado, cuanto más solitario y aislado esté, mayor será su vulnerabilidad al estrés.

Construye nuevas amistades satisfactorias. Si no siente que tiene a quién recurrir, en el trabajo o en su tiempo libre, nunca es demasiado tarde para construir nuevas amistades . Conozca gente nueva con intereses comunes tomando una clase o uniéndose a un club, o ofreciendo su tiempo como voluntario . Además de expandir su red social, ayudar a los demás, especialmente a aquellos que aprecian, brinda un inmenso placer y puede ayudar a reducir significativamente el estrés.

Consejo 2: Apoye su salud con ejercicio y nutrición

Cuando estás demasiado concentrado en el trabajo, es fácil descuidar tu salud física. Pero cuando respaldas tu salud con una buena nutrición y ejercicio, eres más fuerte y más resistente al estrés.

Cuidarse no requiere una revisión total del estilo de vida. Incluso las cosas pequeñas pueden elevar tu estado de ánimo, aumentar tu energía y hacerte sentir como si estuvieras en el asiento del conductor.

Tómese un tiempo para hacer ejercicio regularmente

El ejercicio aeróbico (actividad que aumenta su ritmo cardíaco y lo hace sudar) es una forma muy efectiva de levantar el ánimo, aumentar la energía, enfocar y relajar la mente y el cuerpo. El movimiento rítmico, como caminar, correr, bailar, tocar la batería, etc., es especialmente relajante para el sistema nervioso. Para un alivio máximo del estrés, intente realizar al menos 30 minutos de actividad la mayoría de los días . Si es más fácil adaptarse a su horario, divida la actividad en dos o tres segmentos más cortos.

Y cuando el estrés aumenta en el trabajo, intente tomar un descanso rápido y alejarse de la situación estresante. Dé un paseo fuera del lugar de trabajo si es posible. El movimiento físico puede ayudarlo a recuperar el equilibrio.

Haga elecciones de alimentos inteligentes que eliminen el estrés
Sus elecciones de alimentos pueden tener un gran impacto en cómo se siente durante la jornada laboral. Comer comidas pequeñas, frecuentes y saludables, por ejemplo, puede ayudar a su cuerpo a mantener un nivel uniforme de azúcar en la sangre. Esto mantiene su energía y concentración, y evita cambios de humor. El nivel bajo de azúcar en la sangre, por otro lado, puede hacerte sentir ansioso e irritable, mientras que comer demasiado puede hacerte letárgico.

Minimiza el azúcar y los carbohidratos refinados. Cuando está estresado, puede desear refrigerios azucarados, productos horneados o alimentos reconfortantes como pasta o papas fritas. Pero estos alimentos para “sentirse bien” rápidamente provocan un colapso en el estado de ánimo y la energía, empeorando los síntomas de estrés, no mejorando.

Reduzca la ingesta de alimentos que pueden afectar negativamente su estado de ánimo, como la cafeína, las grasas trans y los alimentos con altos niveles de conservantes químicos u hormonas.

Coma más ácidos grasos Omega-3 para mejorar su estado de ánimo. Las mejores fuentes son el pescado graso (salmón, arenque, caballa, anchoas, sardinas), algas, linaza y nueces.

Evita la nicotina. Fumar cuando se siente estresado puede parecer calmante, pero la nicotina es un estimulante poderoso que conduce a niveles de ansiedad más altos, no más bajos.

Bebe alcohol con moderación. Puede parecer que el alcohol reduce temporalmente sus preocupaciones, pero demasiado puede causar ansiedad a medida que desaparece y afecta negativamente su estado de ánimo.

Consejo 3: no escatime en el sueño

Puede sentir que simplemente no tiene tiempo para dormir una noche completa. Pero escatimar en el sueño interfiere con su productividad diurna, creatividad, habilidades para resolver problemas y su capacidad de concentración. Cuanto mejor descanse, mejor equipado estará para abordar sus responsabilidades laborales y hacer frente al estrés laboral.

Mejore la calidad de su sueño haciendo cambios saludables en sus rutinas diurnas y nocturnas . Por ejemplo, vaya a la cama y levántese a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana, sea inteligente con respecto a lo que come y bebe durante el día y haga ajustes en su entorno de sueño. Apunte durante 8 horas por noche: la cantidad de sueño que la mayoría de los adultos necesita para funcionar de la mejor manera.

Apague las pantallas una hora antes de acostarse. La luz emitida por la televisión, tabletas, teléfonos inteligentes y computadoras suprime la producción de melatonina de su cuerpo y puede interrumpir gravemente su sueño.

Evite la actividad estimulante y las situaciones estresantes antes de acostarse, como ponerse al día con el trabajo. En cambio, concéntrese en actividades tranquilas y relajantes, como leer o escuchar música suave, mientras mantiene las luces bajas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *